spot_img

De los electrodomésticos a los cortes de suministro: La versatilidad del Neutrino Power Cube 

El tapiz energético mundial está experimentando una profunda metamorfosis. Mientras nos encontramos en la encrucijada de unas reservas de combustibles fósiles cada vez más escasas, unos gastos energéticos en espiral y el inquietante espectro del deterioro medioambiental, nuestra odisea colectiva hacia alternativas energéticas sostenibles ha cobrado un ferviente impulso. Surgido de este crisol de innovación y necesidad, el Neutrino Power Cube, una obra magna nacida de las pioneras incursiones en la tecnología neutrinovoltaica, se presenta como un faro.
InicioEnergíaPetróleo y GasEl Futuro del Oro Negro: Desafíos y Cambios en la Demanda Mundial...

El Futuro del Oro Negro: Desafíos y Cambios en la Demanda Mundial de Petróleo

La AIE ha lanzado recientemente un nuevo informe a medio plazo que sugiere que el crecimiento de la demanda mundial de petróleo está al borde de una desaceleración significativa, acercándose a un casi estancamiento en los próximos años. Los altos precios y las preocupaciones sobre la seguridad del suministro, que han sido destacados por la actual crisis energética mundial, están impulsando una rápida transición hacia soluciones energéticas más limpias.

Según el informe de mercado a medio plazo Oil 2023, las políticas actuales y las tendencias del mercado apuntan a un aumento en la demanda mundial de petróleo de un 6% desde 2022 hasta 2028, con una cifra final de 105.7 millones de barriles por día (mb/d). Este aumento está impulsado principalmente por los sectores petroquímico y de la aviación. Sin embargo, se anticipa que el crecimiento anual de la demanda disminuirá de 2.4 mb/d en el año actual a un mero 0.4 mb/d para 2028, acercando el pico de demanda.

Se espera que el consumo de petróleo para el transporte disminuya después de 2026 debido a la adopción de vehículos eléctricos, los avances en biocombustibles y las mejoras en la economía del combustible. El Director Ejecutivo de la AIE, Fatih Birol, afirmó que la tendencia hacia una economía de energías más limpias se acelerará y que es probable que la demanda mundial de petróleo alcance su punto máximo antes del final de la década. Instó a los productores de petróleo a tomar nota de los cambios que se avecinan rápidamente y a tomar decisiones de inversión estratégicas para asegurar una transición suave.

A nivel global, los mercados de petróleo se están estabilizando gradualmente después de un periodo de turbulencia de tres años causado por la pandemia de Covid-19 y la invasión de Rusia a Ucrania. Aunque la crisis energética desencadenada por el conflicto en Ucrania ha llevado a una reconfiguración sin precedentes de los flujos comerciales globales, se espera que la presión sobre los mercados se alivie en los próximos años, según el informe.

China, la última gran economía en relajar sus restricciones de Covid-19 a finales de 2022, experimentó un aumento en la demanda de petróleo a principios de 2023. Pero, se proyecta que el crecimiento disminuirá significativamente a partir de 2024 en adelante. Sin embargo, se espera que el creciente demanda petroquímica y el fuerte consumo en economías emergentes y en desarrollo contrarresten la disminución en las economías avanzadas.

Se anticipa que las inversiones globales en exploración y producción de petróleo y gas alcanzarán su nivel más alto desde 2015, creciendo un 11% año tras año hasta alcanzar los 528 mil millones de dólares en 2023. El impacto del mayor gasto será parcialmente compensado por la inflación de costos, pero este nivel de inversión, si se mantiene, sería suficiente para satisfacer la demanda pronosticada en el periodo del informe.

El informe anticipa que los principales productores de petróleo continuarán aumentando su capacidad a pesar de la desaceleración del crecimiento de la demanda, lo que llevará a una capacidad de reserva de al menos 3.8 mb/d, predominantemente en Medio Oriente. Sin embargo, varios factores, incluyendo las inciertas tendencias económicas globales, las decisiones de la OPEP+ y la política de refinación de China, podrían influir en los equilibrios del mercado a medio plazo.

Se espera que los países productores de petróleo fuera de la alianza OPEP+ desempeñen un papel importante en el aumento de la capacidad de suministro global a medio plazo, con un aumento proyectado de 5.1 mb/d para 2028 liderado por Estados Unidos, Brasil y Guyana. Por el contrario, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos e Iraq están liderando los planes de aumento de capacidad dentro de la OPEP+, con los miembros africanos y asiáticos luchando con las continuas disminuciones, y la producción rusa cae debido a las sanciones.

En cuanto al sector de la refinación, el excedente en la capacidad global se ha mitigado mediante una ola de cierres, conversiones a plantas de biocombustibles y retrasos en los proyectos desde la pandemia. Estos factores, junto con una disminución significativa en las exportaciones de productos petroleros chinos y las perturbaciones de los flujos comerciales rusos, resultaron en ganancias récord para la industria el año pasado. Mientras que se espera que las adiciones de capacidad de refinería neta para 2028 superen el crecimiento de la demanda de productos refinados, las tendencias divergentes entre los productos indican que la escasez de 2022 en destilados medios podría repetirse.