spot_img

De los electrodomésticos a los cortes de suministro: La versatilidad del Neutrino Power Cube 

El tapiz energético mundial está experimentando una profunda metamorfosis. Mientras nos encontramos en la encrucijada de unas reservas de combustibles fósiles cada vez más escasas, unos gastos energéticos en espiral y el inquietante espectro del deterioro medioambiental, nuestra odisea colectiva hacia alternativas energéticas sostenibles ha cobrado un ferviente impulso. Surgido de este crisol de innovación y necesidad, el Neutrino Power Cube, una obra magna nacida de las pioneras incursiones en la tecnología neutrinovoltaica, se presenta como un faro.
InicioEconomía¿Por qué la recuperación económica de China pende de un hilo?

¿Por qué la recuperación económica de China pende de un hilo?

El presidente chino Xi Jinping puede haber cantado victoria sobre la pandemia hace cinco meses y suavizado los rigurosos controles sociales, pero recientes datos indican que el pulso económico del gigante asiático aún es débil. A pesar de que los consumidores empiezan a soltar sus billeteras, el sector inmobiliario, un vital impulsor de la economía china, es esquivado por los compradores. Además, las exportaciones, otro pilar fundamental, están experimentando un declive debido a la inflación global que mengua la demanda de productos chinos. El gobierno ha dado pasos para reducir las tasas de interés, pero los expertos sugieren que la recuperación de la segunda economía más grande del mundo requerirá un estímulo fiscal más que monetario. Examinemos cuáles son las áreas de preocupación económica y las perspectivas más alentadoras, así como las posibles medidas políticas para revitalizar el crecimiento.

Preocupaciones en el horizonte inmobiliario

El sector inmobiliario de China, responsable de cerca del 30% de su producción económica, es la principal causa de la preocupación económica, según los expertos. «Decir que la propiedad está amenazando la totalidad de la recuperación económica no es una exageración», asegura Chris Beddor, subdirector de investigación sobre China en Gavekal Dragonomics. Los consumidores muestran reticencia hacia el sector después de que muchos adquirieron propiedades en construcción, sólo para encontrarse con que no se entregaban tras la insolvencia de varios desarrolladores a raíz de una restricción regulatoria sobre el apalancamiento.

Las señales de estabilización del mercado inmobiliario en el primer trimestre tras una larga caída se han vuelto inciertas en las últimas semanas. Las ventas, los inicios de nuevos proyectos y la construcción han disminuido en mayo respecto a los niveles pre-pandemia de 2019, ajustados estacionalmente, según Gavekal. Se anticipa que el gobierno reducirá la tasa de préstamos a cinco años utilizada para las hipotecas la próxima semana, pero los analistas insisten en la necesidad de más medidas para revitalizar el sector, como créditos para desarrolladores con problemas de liquidez e incentivos, incluyendo reducciones en los pagos iniciales de las hipotecas.

Descenso drástico de las exportaciones

El pasado mes las exportaciones experimentaron una caída interanual del 7.5% en dólares estadounidenses, tras un incremento del 8.5% en abril, debido al menor crecimiento global que ha golpeado la demanda. Esta debilidad en las exportaciones y propiedades probablemente se haya derramado también en la producción industrial, que ha experimentado una desaceleración en mayo. Sumándose a esto, la inversión privada en activos fijos se ha vuelto negativa por primera vez en más de una década, con la excepción del inicio de la pandemia en 2020, lo que indica que las empresas no están invirtiendo.

«El sector manufacturero está prácticamente paralizado y las exportaciones son débiles», afirma Rob Carnell, jefe de investigación para Asia-Pacífico de ING. Apunta a un posible cambio estructural, con restricciones de exportación de los EE.UU. en bienes de alta tecnología, particularmente componentes de semiconductores y equipos de fabricación de chips, que están afectando el comercio de China con potencias regionales como Corea del Sur, Japón y Taiwán. Para estimular el comercio, las políticas podrían optar por tolerar un renminbi más débil. Las tasas de interés más bajas respaldarían esta táctica: después de que el Banco Popular de China recortó su tasa de política principal el jueves, la moneda cayó hasta un 0.3 por ciento contra el dólar a Rmb7.1807, un mínimo de seis meses y una caída de alrededor del 4 por ciento en lo que va del año.

Ventas minoristas, un haz de luz en el panorama

Los economistas consideran que avivar una sólida demanda interna es la mejor vía para reanimar el crecimiento económico. Esto se traduciría en un mercado laboral más competitivo, mejores salarios y, en última instancia, una recuperación de la confianza que podría tener un efecto favorable en el sector inmobiliario y manufacturero. Las ventas minoristas aumentaron un 12.7 por ciento interanual, pues los consumidores nerviosos volvieron a las tiendas tras las severas restricciones de la pandemia del año pasado. Sin embargo, los economistas indican que, ajustado por estacionalidad, el indicador cayó mes a mes, ya que el impulso de la reapertura comenzó a desvanecerse. El sector de la hostelería fue el más fuerte, seguido por la compra de automóviles, beneficiados por incentivos políticos y descuentos.

Pérdida de impulso en la infraestructura

La inversión en infraestructura aumentó un 8.8 por ciento interanual en mayo, según los economistas. Sin embargo, este indicador también ha perdido tracción desde el año pasado, cuando crecía a una tasa del 10 por ciento, y los analistas advierten que el crecimiento en este segmento probablemente no fue lo suficientemente fuerte para compensar la debilidad en el sector inmobiliario y las exportaciones. «El impulso de la inversión en infraestructura está perdiendo fuerza», comenta Michelle Lam, economista para la Gran China en Société Générale, atribuyéndolo a «ventas de terrenos muy débiles por parte de los gobiernos locales».

Los economistas opinan que Pekín deberá apoyarse en la infraestructura para impulsar el crecimiento, sugiriendo que los responsables políticos podrían liberar bonos especiales de los gobiernos locales (LGSB) para fomentar la inversión. Los analistas de Nomura predicen que esto podría representar un extra de Rmb500bn ($70bn) de LGSB, además de la porción no utilizada de la cuota anual de este año de Rmb1.86tn. También señalan que Pekín podría considerar la emisión de bonos especiales del gobierno central para obtener fondos adicionales.

La delicada recuperación económica de China es un desafío reconocido por el propio gobierno. «La base para la recuperación económica aún no es sólida», declaró esta semana la Oficina Nacional de Estadísticas. Se requerirá más estímulo para retornar al crecimiento a niveles pre-pandémicos, y se espera que el banco central aplique más recortes de tasas, que estarán acompañados de descuentos fiscales y otros apoyos para las pequeñas empresas.

Tao Wang, economista jefe de China en UBS, opina que el gobierno debería priorizar el manejo de los problemas del sector inmobiliario. «De lo contrario, es muy difícil estabilizar la economía en general», advierte. Wang añadió que ha recortado su pronóstico de crecimiento económico para todo el año al 5.2 por ciento desde el 5.7 por ciento. JPMorgan Chase, Bank of America y Standard Chartered también han ajustado a la baja sus proyecciones, aunque todas superan el objetivo oficial del gobierno del 5 por ciento, el más bajo en décadas.

A pesar de los obstáculos significativos para la recuperación, las expectativas de un estímulo de «gran explosión» son pocas. En el pasado, China inyectó inversión en el sector inmobiliario para superar las caídas. Pero Pekín ha mantenido durante mucho tiempo su postura de que «las casas son para vivir, no para especular», lo que disminuye las expectativas de un exceso de actividad en el sector para impulsar el crecimiento. «Las políticas de ‘bazooka’ en el pasado generalmente solo terminaban ayudando al sector de los promotores inmobiliarios y no creo que Xi quiera hacer eso», concluye Carnell de ING.